Los bancos, ¿una especie en extinción?

Los bancos, ¿una especie en extinción?

Los bancos una especie en extinción

El siglo XXI es una época fascinante para la innovación y la tecnología, aunque los cambios son sutiles, las industrias han tenido que tomar la difícil decisión: o se adaptan o mueren. Pero todo indica que los bancos aún no se deciden.

¿Qué tan harto estás del sistema bancario?

Los bancos son tan viejos como el dinero, y aunque han sufrido cambios, da la impresión de que han llegado finalmente a su límite, y si quieren ir más allá deberán reestructurar sus sistemas de forma radical.

Hasta hace poco, aunque de vez en cuando nos quejáramos, aceptábamos el sistema bancario común, sobre todo porque no había de otra, ya que al igual que la democracia, puede que no sea perfecta pero es lo mejor que tenemos.

Esto está cambiando con la llegada de nuevas y emocionantes tecnologías, lo que ha hecho, entre otras cosas, que saquemos viejos resentimientos contra los bancos.

No hay que ocultarlo, el funcionamiento de los bancos depende de muchos factores; de la moneda fiduciaria, la cual está constantemente amenazada por la inflación, deflación y un sin número de problemas internos y externos.

Además está la gran burocracia de los bancos, en donde cada proceso u operación conlleva tiempo, a veces ridículamente lento, y de nuevo, por causas comunes o internas, o externas cuando una mano inescrupulosa mueve los hilos.

Criptomonedas, el gran enemigo de los bancos

Sin duda alguna, la tecnología que más ha influenciado en la debacle de los bancos ha sido el Blockchain y las criptomonedas. Desde sus inicios, han declarado la guerra a la burocracia de los bancos.

De hecho, Bitcoin nació debido al descontento de su creador por el sistema bancario, tratando de encontrar una mejor y más segura forma de negociar.

Las criptomonedas son monedas digitales descentralizadas, la gran mayoría usa cadena de bloques o Blockchain como base de datos de transacciones financieras públicas.

La controversia actual de si las criptomonedas deberían estar centralizadas o controladas por un banco central o seguir siendo independientes, no es más que el reflejo de una lucha entre dos posturas contrapuestas.

Los que más apoyan la regulación son los gobiernos, por antonomasia, creadores de leyes y regulaciones, aliados de los bancos, y a los que más les afecta el hecho de que haya monedas alternativas dentro de sus territorios.

En el otro lado están los que defienden la independencia de las criptomonedas como un sistema independiente y libre de los problemas a los que están sujetos los bancos y, en resumen, la raíz del problema.

Ya sabes, burocracia, inflación, deflación, incertidumbre, corrupción, pánico bancario, recesión y un largo etcétera de “más de lo mismo”.

Las criptomonedas vienen a ser entonces una solución a problemas que están ligados a los bancos o que estos simplemente no pueden resolver.

Adáptate o muere

Aunque tienen importantes aliados que han tratado de eliminar o frenar la tecnología Blockchain y las criptodivisas, el cierre de bancos a nivel mundial sigue su curso como si nada.

Entro otras razones, está el hecho de que la tecnología Crypto llegó para quedarse, su rapidez, seguridad y efectividad operativa se acerca más a una revolución que a un mero invento pasajero.

Y si algo nos enseña la historia, es que las revoluciones suelen ser violentas y causar bajas. Los bancos están en la mira y no parece que exista una actitud real por adaptarse a las circunstancias.    

Tal vez esto se deba a que aún se mantiene el debate de la regulación de las Cryptos, lo que sería un gran triunfo para los bancos y el viejo sistema, sin embargo, parece difícil que se dé en un futuro cercano.

Muchos bancos están empezando a entender el concepto

Las criptomonedas fueron creadas para un solo fin: mejorar nuestras vidas mejorando la forma de negociar entre las personas. Los bancos también fueron creados para este fin, pero a lo largo del tiempo se han desviado del camino y de su objetivo principal.

Sin embargo, muchos bancos están comenzando a dar el paso y aceptan negociar con criptomonedas amigables a su sistema, como Ethereum, lo que puede hacer que exista una transición hacia el cambio.

Sea como sea, los bancos necesitan cambiar su postura para no ser arrasados por un deseo generalizado de la población por buscar una mejor forma de ahorrar y crear dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *