¿Por qué invertir en economía naranja? Acá le contamos

¿Por qué invertir en economía naranja? Acá le contamos

Hace algunos años podría haber resultado loco hablar de la transformación de bienes, servicios culturales e industrias creativas como una forma de economía rentable, pero el caso en estos tiempos es distinto.

La economía naranja o economía creativa, nace de la transformación de estas áreas que generan un gran valor a través de la transformación innovadora de los aspectos culturales.

Las industrias creativas y culturales pueden ser muchas, ya que estas se asocian principalmente a los conceptos de cultura, creatividad y economía, y que se suman a la generación de dinero por el ingenio de sus creadores o negociantes.

Por tanto, en esta economía el concepto de la creatividad tiene un gran valor y es que este es el principal insumo para poder dar respuesta a lo requerido por los distintos públicos y que le dará pie a convertir una idea en un bien o servicio.

Propiamente podemos definir la economía naranja como el engranaje entre la creatividad y la cultura como materia prima.

Aquí se integran conocimientos y saberes locales colectivos, los cuales se protegen con la propiedad intelectual y que configuran una gran cadena de valor productiva y competitiva.

¿Genera ingresos reales la economía naranja?

Aunque hablamos de un tipo de economía que bien se aplica en todo el mundo, son pocos los países que aplican el término o que tenga leyes de manera específica sobre ella.

Sin embargo, Colombia ha sido una de las naciones que en el año 2017 estableció la ley 1834, también conocida como ley naranja, con el objetivo de “desarrollar, fomentar, incentivar y proteger las industrias creativas.

Estas serán entendidas como aquellas industrias que generan valor en razón de sus bienes y servicios, los cuales se fundamentan en la propiedad intelectual”.

Las nuevas oportunidades a los contenidos creativos, pero sobre todo a las industrias creativas, están siendo posible gracias a las nuevas tecnologías, el consumo de la sociedad y los nuevos desarrollos de modelos de negocio.

Ese año 2017, Colombia tuvo como parte de su PIB un 3,3% por parte de la economía naranja, lo que representa una cantidad importante para el país, frente al ingreso obtenido por el petróleo, por ejemplo, que fue de 7,7%.

Sectores que conforman la economía naranja

Los sectores económicos que conforman estas industrias son: jugueteria; artes visuales, escénicas y espectáculos artísticos; música, audiovisual y radio; educación cultural, libros y publicaciones, publicidad, diseño y creación, que agrupan aproximadamente a unas 11.110 empresas dedicadas a este negocio.

Por ello, la economía naranja da cuenta del potencial de crecimiento que poseen las industrias que lo componen y que poseen un bajo costo de implementación y una alta rentabilidad.

Esto hace que exista una posibilidad futura de que contribuya con financiamientos pro-creativos, el empoderamiento de las mujeres en el sector tecnológico, la construcción de mercados creativos regionales, entre otros.

Sin duda alguna la economía naranja puede hacer crecer la rentabilidad de los negocios por se un campo económico que va creciendo constantemente y abriendo oportunidades para las nuevas ideas.

El emprendimiento y la economía naranja

Uno de los grandes beneficios de la economía naranja es que es una oportunidad para los emprendedores, ya que estos nacen de la creatividad de sus creadores para ofrecer un bien o servicio que posea características novedosas y que puede calar en el mercado.

No hablamos de tener que registrar una empresa como tal, pero sí de reunir características que lleven a la innovación y a la creatividad.

Son pocas las innovaciones realizadas por los creativos, aun y cuando tienen un producto de excelencia, por lo cual muchos tienden a especializarse en el análisis de aquellos que de una u otra forma no ha explotado su gran potencial en este sector y terminan ofreciendo opciones para maximizar sus productos o servicios.

Las posibilidades de crecer son muchas, desde la creación de una aplicación, catálogos digitales para entrar en la era digital, entre otras, que de una u otra manera ayudará a que se destaquen en lo que realizan.

Muchos podrían pensar que la economía naranja solo se puede desarrollar en las grandes ciudades pero se equivocan, ya que existen creativos locales, de áreas recónditas de las naciones, que tienen muy buenas ideas o productos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *